Leptina en leche madura y suero de madres con lactancia exclusiva y su relación con las medidas antropométricas de sus lactantes.

Leptina en leche madura y suero de madres con lactancia exclusiva y su relación con las medidas antropométricas de sus lactantes.

Actualidad No hay comentarios en Leptina en leche madura y suero de madres con lactancia exclusiva y su relación con las medidas antropométricas de sus lactantes.

La nutrición en etapas tempranas de la vida puede afectar el pa-trón de crecimiento y la programación metabólica del lactante.

El periodo entre la concepción y los dos años de edad, constituye una etapa importante en el desarrollo del feto y los lactantes. A este período se le denomina “ventana de tiempo crítica o de oportunidad” para la maduración y crecimiento de los diferentes órganos y sistemas. Diversos estudios han evidenciado que el ambiente intrauterino y la nutrición en etapas tempranas de la vida pueden afectar tanto la composición corporal como el patrón de crecimiento del individuo, es decir su programación metabólica.

Luego del nacimiento, durante la etapa neo-natal y los primeros seis meses de vida, la lactancia exclusiva y la alimentación com-plementaria (comienzo oportuno, cantidad y calidad de los alimentos) hasta los dos años, ejercen efectos sobre dicha programación, así lo menciona Dattilo y colaboradores en un estudio sobre Necesidad de intervenciones tempranas en la prevención del sobrepeso pediátrico publicada en el Journal of Obesity en el 2012.

La lactancia exclusiva según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se debe iniciar en el neonato en la primera hora de vida y mantener hasta los 6 meses de edad, sin que el lactante reciba ningún otro alimento, ni líquidos ni agua. Diferentes estudios han demostrado que la lactancia exclusiva tiene efectos beneficiosos en la reducción del riesgo de desarrollar obesidad infantil y del adulto. De igual manera, este método de alimentación disminuye la frecuencia de aparición de enfermedades crónicas no trasmisibles del adulto, tales como: diabetes tipo 2, hipertensión arterial sistémica y dislipidemias, y se ha asociado con una disminución de la aparición de enfermedades inmunológicas, a corto y largo plazo.

La leche humana (LH) es un fluido complejo secretado por la glándula mamaria, en el cual se encuentran todos los nutrientes (macro y micronutrientes) fundamentales, y en concentraciones justas para los requerimientos del lactante. Además, se ha identi-ficado en la LH, la presencia de diferentes sustancias bioactivas tales como la leptina, la adiponectina, la grelina, la resistina y el factor de crecimiento parecido a la insulina. Entre las sustancias bioactivas anterior-mente descritas, tiene particular relevancia la leptina, una hormona de naturaleza proteica formada por 167 aminoácidos, codificada por el gen leptina (lep) y sintetizada principal-mente en el tejido adiposo blanco. La función más importante de la leptina es la regulación neuroendocrina del apetito.

Una investigacion realizada por la Dra Julie Verzura de la Unidad de Investigación en Inmunología del Departamento de Ciencias Fisiológicas de la Universidad de Carabobo en Valencia, Venezuela, ha sugerido que la lactancia exclusiva influye en dicha programación, pues la leche contiene hormonas como la leptina que regulan el balance energético al actuar sobre el apetito, la saciedad y el peso corporal. Se investigaron mediante el método de ELISA, las concentraciones de leptina en leche madura y suero sanguíneo de 20 madres con lactancia exclusiva, y se relacionaron con las medidas antropométricas de sus lactantes, durante los primeros seis meses de vida.

Los resultados mostraron la presencia de leptina en la leche madura, con valores casi invariables durante el estudio y significativamente menores al compararlos con los del suero sanguíneo materno. Los valores séricos disminuyeron progresi-vamente entre los meses 1 y 6 del posparto. Aunque no fue posible establecer una correlación entre la leptina de la leche y el desarrollo antropométrico del lactante, si se encontró una correlación positiva entre las concentraciones de leptina en suero sangíneo y el IMC de las madres. Las mujeres clasificadas con sobrepeso registraron las mayores concentraciones de leptina en suero.

Con este estudio es posible concluir que la leptina está presente en la leche madura y que su origen parece ser fundamentalmente local.

Deja un comentario

Volver al Principio

Salud Digital Radio